Para conseguir viviendas eficientes hacen falta dos cosas. Reducir la demanda energética de la vivienda y encontrar los sistemas de ventilación, refrigeración y calefacción acordes a cada entorno y condiciones climáticas.

Reducir la demanda de la vivienda
1.-Mejorar el aislamiento de la vivienda
Esto depende de tres elementos importantes. Aumentar el aislamiento de las zonas opacas de la fachada y la cubierta, aumentar el aislamiento de carpinterías y vidrios de las ventanas y por último, eliminar los puentes térmicos.
2.-Conseguir calentar la vivienda en invierno y refrescarla en verano de forma natural
En invierno se pretende que las ventanas y zonas acristaladas estén situadas de tal manera que la radiación solar se introduzca en la vivienda y la caliente por efecto invernadero. Por el contrario, en verano, esas mismas zonas acristaladas deberán estar protegidas de la radiación solar mediante voladizos, toldos, lamas, etc., que nos generan sombra y evitan el sobrecalentamiento. Además, una ventilación adecuada nos ayudará a refrescar la vivienda.
3.-Mantener en el interior de la vivienda la temperatura deseada el mayor tiempo posible
Para ello, debemos dotar a los interiores de la vivienda de la mayor inercia posible, absorbiendo la energía durante el día y disipándola durante la noche, aumentado el periodo de acondicionamiento sin equipos mecánicos auxiliares.

 Sistemas de climatización adecuados
1.-Calidad del aire interior
Disponer ventilación mecánica en el interior de la vivienda con recuperación de calor.
2.-Calefacción
Dependiendo del clima de la zona se pueden optar por soluciones de suelo radiante con bombas de calor, energía solar térmica o geotermia.
3.-Refrigeración
También en función de la zona climática se pueden instalar sistemas de pozo canadiense, captores de vientos o sistemas de suelo radiante para frío, mediante bombas de calor o geotermia.
4.-Agua caliente sanitaria
Mediante la instalación de placas solares térmicas, con apoyo de termo con bomba de calor se consigue cubrir la demanda de agua caliente sanitaria hasta en un 80%.

 
Y además…

1.- Recuperación de aguas grises
El agua de bañeras, lavabos, duchas, lavavajillas o secadoras, se recupera, se filtra y se reutiliza para las cisternas de los wc.
2.- Almacenamiento del agua de lluvia
El agua que se recoge en las cubiertas se recoge y se almacena en depósitos para su uso posterior en riego o limpieza de vehículos.
3.- Buscar la máxima prefabricación
Mediante módulos o mediante elementos prefabricados bien sean estructurales, de fachada o del tipo que sea pero hay que intentar conseguir realizar la mayor parte de la vivienda en el taller, donde se aumenta el rendimiento, la seguridad y la calidad en los trabajos.