En relación al artículo que colgué en Facebook, os pongo un ejemplo práctico que me ha sucedido. Al ir a hacer una reforma, el albañil, al levantar el pavimento para cambiarlo, se encontró con que las viguetas de la estructura estaban completamente deshechas por la carcoma. Consecuencia, han tenido llamar a un arquitecto porque hay que cambiar el forjado ya que se les podía haber venido abajo en cualquier momento (menos mal que el piso no estaba habitado). Curioso es también el agujero que me encontré en la medianera con el piso del vecino. Os dejo unas fotografías para que lo veáis.