Ahora que llega el verano y todo el mundo sube a las terrazas a disfrutar de las vistas o simplemente de una cena a la fresca, os enseño una solución para evitar las pendientes molestas que impiden colocar mesas y sillas con normalidad. Además esta solución evita que las estancias inferiores se recalienten tanto ya que se crea una cámara ventilada que evita este efecto. Esta solución la ejecutamos en una vivienda en Cullera, resultando sencilla y económica si se tiene en cuenta en el diseño inicial de la cubierta.