A la hora de climatizar un edificio tenemos varias alternativas. Una de ellas es la climatización geotérmica. Este sistema se basa en el sistema tradicional de bomba de calor pero aprovechando la temperatura de la Tierra para mejorar su rendimiento. Para explicarlo fácil: un aire acondicionado tiene una máquina exterior que es la que realiza el intercambio térmico con el aire exterior. En invierno en el exterior tenemos 8ºC y dentro queremos 22ºC, mientras que en verano tenemos 28ºC en el exterior y en el interior queremos 22ºC. La geotermia sustituye esa máquina exterior por unos conductos enterrados en el suelo hasta 100 m de profundidad donde la temperatura es estable todo el año entorno a los 18ºC. De esta forma el rendimiento de la máquina es mucho mayor, ya que el salto térmico que tiene que salvar es mucho menor.
Como ejemplo, os dejo unas imágenes de una vivienda estupenda en Cullera realizada por el estudio Ascoz Arquitectura, que dispone de este tipo de climatización geotérmica aplicada a un suelo radiante/refrescante.
Quiero resaltar también de esta vivienda como elementos determinantes para su correcto funcionamiento bioclimático, el uso combinado de protecciones solares tipo voladizo en salón-comedor-cocina y de lamas horizontales fijas en los dormitorios.
Gracias Damián por las imágenes.