Todos sabemos que para mejorar el confort térmico en los edificios tenemos que conseguir reducir la demanda energética del edificio, o sea, reducir la necesidad de usar la climatización o la refrigeración. Para conseguirlo, normalmente ponemos aislamiento en las fachadas, las cubiertas, etc. Pero hoy os traigo una manera de incrementar el aislamiento de las fachadas cuando estamos diseñando un edificio sin ningún coste alguno, totalmente gratis.
¿Cómo conseguirlo? Muy fácil, disponiendo todos los elementos de almacenaje perimetralmente al espacio útil de las estancias. Simplemente reubicando todos los armarios en las paredes que dan al exterior estamos consiguiendo en el peor de los casos(si están vacíos) una cámara de aire adicional y en el mejor de los casos (si están llenos de ropa) un aislamiento adicional de fibras textiles. Esta sencilla solución, si se acompaña con la disposición del acristalamiento en la parte interior de esa fachada «gruesa», consigue además reducir la radiación directa en los vidrios, ya que ese retranqueo favorece la protección solar tanto en la parte superior como en los laterales, cosa que para climas calurosos es fundamental. Esta solución sustituye a las soluciones tradicionales de muros gruesos que ayudaban a mantener la temperatura estable de las casas antiguas. Como ejemplo os traigo estas viviendas del estudio Aires Mateus, que aunque su pretensión no fuese la de mejorar el aislamiento y la protección solar, me sirve para que entendáis el concepto. Espero que os haya gustado.

 01 02 03  05

07      08 21     04

09

Bom Sucesso Resort