Las cubiertas vegetales ofrecen diversas ventajas a la hora de colocarlas en nuestros edificios. Este tipo de cubiertas sustituyen a las tradicionales con acabados con gravas o pavimentos. Entre sus ventajas se encuentra la mejora de aislamiento que conseguimos en cubierta, teniendo en cuenta que sufre más exposición solar en verano que cualquiera de las fachadas del edificio. Además consigue retener el agua de lluvia en caso de tromba de agua (gota fría) minimizando el efecto de inundación en los alcantarillados. De esta forma, si todas las cubiertas de una población fueran vegetales, no habría problemas de inundaciones de la redes de saneamiento, porque se produciría un retardo en la llegada del agua de lluvia hasta las mismas. Además de todo esto, las cubiertas vegetales crean una zona verde donde no la había (suelos urbanos consolidados) o reponen la que se elimina al construir un edificio donde sí existía, con la consecuente mejora del aire que nos rodea al generar O2 y eliminar CO2, o al generar un control de la humedad existente. Por supuesto, este tipo de cubiertas generan una belleza superior a la que conseguiríamos con una cubierta con acabado tradicional. Por supuesto, en función del uso que queramos darle, se pueden realizar diferentes tipos de cubiertas, extensivas, intensivas,…Aquí os dejo unas imágenes de algunos ejemplos.

12096615_1052921078081486_3301529378788655209_n             12143300_1052920888081505_9216396344092634796_n

12120024_1052920868081507_2036929364084168763_o          12108117_1052920904748170_3143628511179437010_n

12105704_1052921038081490_7071673242970202191_n       12091434_1052921051414822_5847751286130602805_o

12087278_1052920974748163_7365936900078682835_o        12074757_1052920981414829_2532844907448136812_n

12074717_1052920884748172_2305076842815701378_n        12074584_1052921048081489_7279231485477725684_n