Una vivienda es autosuficiente cuando es capaz de autoabastecerse de los servicios necesarios para poder hacerla vividera. Estos servicios son energía, agua y saneamiento, que normalmente se suministran por empresas y marcas comerciales como las de la luz, telecomunicaciones y el agua o conectadas a las redes municipales. Sin embargo, con una vivienda autosuficiente permaneces «desconectado» de todo y sin embargo dispones de todos estos servicios. Como muestra os traigo esta vivienda del arquitecto Antonio Altarriba en Favara (Valencia). Esta vivienda se sitúa en la falda de la montaña, en un suelo no urbanizable, con una plantación de aguacates en bancales. La vivienda además responde a conceptos de bioconstrucción y bioclimatismo, con muros de carga de mampostería de la propia piedra extraída allí y con cubiertas vegetales. El agua de lluvia, es recogida y almacenada en un pozo que servirá para el abastecimiento a la vivienda. Las aguas fecales se conducen a unas balsas de tratamiento natural, para reutilizar el agua en el riego de la finca.
La calefacción se realiza a través de suelo radiante mediante circuitos alimentados por agua calentada una caldera de biomasa, al igual que el ACS.
La energía eléctrica es producida por medio de unos paneles fotovoltaicos.
Además para la ventilación de refresco en verano, la piscina se utiliza como enfriador natural, ya que en su parte inferior dispone de un conducto que la recorre, enfriándose el aire en su trazado por contacto entre el tubo y el agua, dando salida a la casa de ese aire frío, que regenera el aire interior.

01     02

03      04

05      06

07