El pasado 2015 reabrió sus puertas tras un largo proceso de restauración esta joya de la arquitectura americana. Se trata de la primera vivienda realizada por Frank LLoyd Wright en Los Angeles, California. Aunque la vivienda no llegó nunca a ser habitada por su propietaria inicial, Aline Barnsdall, forma parte de la historia como el inicio del modernismo Californiano. La vivienda tras ser donada por su propietaria a la ciudad de Los Angeles, estuvo cerrada varios años y sufrió diversas modificaciones poco afortunadas. Finalmente, esta última restauración devuelve el esplendor que tuvo en la década de 1920, cuando fue construida.